Gestión

5.nov.2010 / 05:01 pm

Luego de las fuertes lluvias que lo devastaron.

OLYMPUS DIGITAL CAMERALas instalaciones del Taller Central de la Alcaldía Comunitaria Bolivariana de Valera, están siendo sometidas a un proceso de recuperación, al igual que su parque automotor y demás mobiliarios de oficina, luego que creció y se desvió el cauce del Río Motatán hacía esta dependencia, arrasando con todo a su paso por completo.

Al frente de las labores de reordenación, se encuentra el alcalde socialista del municipio Valera, profesor Temístocles Cabezas Morales, quien en compañía de un numeroso grupo de servidores públicos de la institución valerana se ha acometido a la ardua tarea de despejar el patio de los talleres de todo, tipo de escombros y barro que impide el libre trabajo en dicha infraestructura.

Los camiones que trasportan los desechos sólidos que habían sido arrastrados y volteados por la fuerte crecida de las aguas pluviales, fueron desenterrados con un poderoso tractor para luego ser sometidos a un lavado en general, que los dejó limpio del barro y los escombros, que se les había incrustado como consecuencia del desbordamiento del Motatán.

Las unidades, posteriormente también fueron aprovisionadas de un cambio de aceite, filtro y engrase, ya que la sustitución de los viejos aceites, garantiza el buen funcionamiento de los motores por un tiempo mucho más prolongado, y evita el esfuerzo y desgaste posteriormente de sus piezas internas, luego que sea sometido a una ardua jornada de trabajo.

El lavado de las unidades recolectoras de basura se efectuó por medio de un camión cisterna del Cuerpo de Bomberos del Municipio Valera, que fue facilitado luego que el corregidor Cabezas Morales efectuó las diligencias pertinentes del caso para que prestara la colaboración.

A presión

De igual modo un poderoso hidrojet de 3600 libras de presión entró en funcionamiento para lavar las oficinas del Taller Central y otros enseres, dado que las aguas de la crecida del río alcanzaron un nivel de hasta 1 metro de altura, enlodando computadoras, muebles, sillas, filtros para agua, y hasta una nevera donde guardaban la leche que le otorgan a los trabajadores del Departamento del Aseo Urbano de Valera.

En cuanto a la bloquera municipal, ésta también está siendo atendida por los técnicos especializados que aprovecharon la situación para hacerle el más mínimo mantenimiento, porque las correas que utiliza fueron desplazadas desde su lugar original por la acción del agua.

En éste orden de ideas, el corregidor del municipio Valera, Cabezas Morales, hizo un llamado a aquellas personas que solicitan bloques a la municipalidad, para que esperen un tiempo un tanto prudencial para solicitarlos, porque el trabajo de la bloquera estará paralizado hasta que se efectúen las pertinentes reparaciones que amerita.

Para aligerar los trabajos de recuperación del taller Central, crearon grupos de labores que se turnarán y apresuraran, su pronta y normal actividad porque la comunidad del municipio Valera lo necesita.

Agradecimiento

“Le quiero dar mis más sinceras gracias a los Consejos Comunales que han estado trabajando con nosotros en los sitios donde se han presentado las tragedias; a Protección Civil, y a todos los organismos de seguridad que nos han ayudado y han colaborado para que la situación que hemos vivido en Valera sea resuelta lo más pronto posible”, dijo el corregidor local.

De acuerdo con el burgomaestre Cabezas Morales, el Zanjón del Tigre fue limpiado en las partes donde se encontraba más tapiado por objetos que algunos residentes habían botado, sin pensar las consecuencias que ello pudiera traer para la ciudad.

“Aquellos lugares del Zanjón donde también presentaba mayor accesibilidad hubo cuadrillas de Protección Civil del Municipio Valera, que se abocaron a dejarlo limpio de todo escombro, y sin embargo, algunas personas aún siguen efectuando éstas prácticas mal sanas, que van en detrimento del colectivo en general”, adujo el burgomaestre.

Aseguró Cabezas Morales que nadie puede decir que no se ha limpiado el Zanjón del Tigre, por que existen pruebas fehacientes como los mismos vecinos de los sectores lo pueden corroborar, que efectivamente los servidores públicos de la Alcaldía de Valera han realizado una buena labor, para dejar sin escombros el paso de las aguas que bajan por su cauce.