Gestión

1.nov.2010 / 03:33 pm

Respuesta a los concejales Ramón Alarcón y Jesús Toro.

***Los arquitectos José Gregorio Martos y Daniel Cabeza respondieron a los señalamientos de los ediles, quienes alegan que hay una supuesta “anarquía urbanística” en la “Ciudad de las 7 colinas”.

ompuLos directores bolivarianos y socialistas de la Alcaldía Comunitaria Bolivariana de Valera, en virtud de las declaraciones formuladas recientemente por los concejales Ramón Alarcón y Jesús Toro, le salieron al paso a tales afirmaciones publicadas en un diario de circulación regional, las cuales fueron calzadas por el Departamento de Prensa del Concejo Municipal.

Ante tales declaraciones formuladas por los concejales Ramón Alarcón y Jesús Toro, en las que acusan al alcalde local y a funcionarios de su Tren Ejecutivo, de cometer presuntas irregularidades en el otorgamiento de permisos para construcciones de edificaciones, que según ellos violan las ordenanzas municipales, se produjo la natural reacción de los arquitectos José Gregorio Martos Alcántara, ingeniero municipal y Daniel Cabeza, director de la Oficina Municipal de Planeamiento Urbano (OMPU).

De acuerdo con el arquitecto Daniel Cabeza, la gestión del alcalde socialista Temístocles Cabezas Morales en materia de urbanismo, está apegada a lo establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, Ley Orgánica de Urbanismo y por supuesto las Ordenanza sobre Arquitectura, Urbanismo y Construcciones en General del municipio Valera estado Trujillo del y la Ordenanza sobre Zonificación de la ciudad de Valera, estado Trujillo, en pro de garantizar la seguridad y desarrollo urbanístico.

Es por ello, que los trabajadores de estas dependencias se encuentran en las calles trabajando por y para el pueblo, haciendo cumplir las mencionadas Ordenanzas y aplicando de igual forma, las sanciones a aquellas personas que incumplan con las mismas.

“Se habla de anarquía urbanística, por supuesto, pero ¿Desde cuándo?, ¿Es ahora que se preocupan?, ¿Por qué se preocupan ahora, cuál es la intención?, ¿Dónde estaban cuando debieron intervenir hace unos años?, ¿Qué estaban haciendo? Evidentemente lo mejor que hacen no es proponer soluciones, no es actualizar ordenanzas obsoletas, no es trabajar con conciencia porque realmente les importe Valera. Lo que hacen con mucho fundamento es hacer “aspaviento” –en eso son expertos- no en soluciones, no en propuestas. Ahora bien, hay un reclamo pero no es puntual, se dedican a difamar del alcalde, como lo hacen saber cuándo lo tildan de “ese sujeto” en sus declaraciones”, dijo.

Infractor

En tal sentido, el director del Departamento de Ingeniería Municipal, arquitecto José Gregorio Martos, manifestó que el concejal Jesús Toro “está respirando por la herida”, toda vez, que en días pasados le fue paralizada una obra porque viola la normativa que él mismo alude en sus declaraciones, por tanto, Ingeniería Municipal y OMPU procedieron a detener los trabajos en un local de su propiedad.

“Es necesario resaltar entre tantos expedientes que se llevan por ante estos Departamentos, uno de ellos, es el caso del concejal Jesús Toro (Gilmerista y cargado de odio contra nuestro Presidente Chávez), presidente de la Comisión de Urbanismo, remodela actualmente una panadería de su propiedad, -sin permiso alguno- y que a todas luces es ilegal, siendo que en varias oportunidades fue citado el legislador local en fechas 07-10-2010 y 12-10-2010, a las cuales no acudió, posteriormente quedó comprometido a ponerse a derecho ante el Departamento de Ingeniería Municipal, lo cual no ha ocurrido.

En este caso, “en aras de hacer cumplir las leyes Ingeniería Municipal aplicará las sanciones correspondientes respetando en todo momento el debido proceso, tal como lo consagra nuestra norma suprema”, apreció el servidor público. A tal efecto, el Departamento de Ingeniería Municipal y la Oficina Municipal de Planeamiento Urbano, mantienen sus puertas abiertas a todos los ciudadanos y ciudadanas, para escuchar sus planteamientos y problemas, a los fines de llegar a soluciones y conciliaciones en provecho de un colectivo, sea rico o pobre, pero con el debido proceso legal y garantizando el bienestar de la mayoría, para el beneficio colectivo. Es aquí donde entra la manipulación.

Por su parte, el concejal Ramón Alarcón, se ha convertido en un denunciante de oficio en su afán de enlodar y desacreditar la gestión del alcalde socialista Temístocles Cabezas Morales, por lo cual carece de credibilidad y seriedad ante la opinión pública, más aun cuando a quien antes señalaba de corrupto y estafador, ahora es el aliado principal en sus denuncias.

Complicidad

Al revisar unas declaraciones del mencionado edil, publicadas en el Diario El Tiempo del 12 de abril de 2006, donde alude al auditor interno de la Alcaldía Comunitaria Bolivariana de Valera, Eleuterio Luque, quien según lo expresado por este personaje: “tuvo la osadía de darse un adelanto millonario de prestaciones sociales aunado al de una funcionaria para adquirir un automóvil último modelo, mientras que otros empleados que requerían de recursos económicos urgentes para asuntos de salud, eran rechazados en sus solicitudes y el escándalo peor ha sido el de los cálculos del fideicomiso anterior atribuyéndose facultades que no eran dables”.

De lo anterior, se desprende que quien antes era malo porque no respondía a sus intereses, ahora es el mejor funcionario de la municipalidad valerana, por cuanto, le sirve para sus perversas intenciones, aludiendo un informe de auditoría que no es tal, puesto que el auditor interno está adscrito al despacho del alcalde y su función primordial, “es hacer las recomendaciones y observaciones para mejorar los procedimientos administrativos”, según lo comentó Carlos Estrada, coordinador de finanzas de la Alcaldía valerana.

“El tal documento que menciona el citado legislador local y que consignó en la Fiscalía Séptima del Ministerio Público, no es más que un informe de observaciones que formuló este funcionario –el auditor interno- sobre algunos aspectos que había que mejorar, pero que no pueden ser interpretados como una prueba fehaciente de supuestos acto de corrupción, lo cual es una temeridad”, apreció el jefe de las finanzas.

En palabras de Estrada, este señor –Ramón Alarcón- carece de la suficiente solvencia moral y credibilidad, para cuestionar a funcionarios que están trabajando con dedicación y honestidad, a los fines de impulsar el desarrollo de la “Ciudad de las 7 Colinas”, lo cual él nunca ha hecho, porque lo único que le interesa es su afán de protagonismo a expensas de enlodar a otros, además para nadie es un secreto, que este individuo proviene de las filas de Podemos y que al igual que lo hace ahora, mantuvo un enfrentamiento con el anterior alcalde local.

Eugenio Sarabia/CNP 9583

prensaalcaldiavalera@gmail.com