Gestión

14.nov.2016 / 12:42 pm

***Producir una política que levante la producción y que por tanto bordee los temas de cómo crecer, relativo a la inversión, el consumo, las importaciones, papel del sector privado y papel del Estado.

rodri

 

El economista Rodrigo Cabezas celebra que el país tenga una mesa de  diálogo: “Ojalá la hubiésemos acordado entre los mismos venezolanos y no con la intervención del Vaticano, de la Unasur o de expresidentes o agentes extranjeros”.

Sin embargo, lo celebra y espera que se llegue “a acuerdos o consensos posibles sobre la ruta electoral, de respeto a las instituciones, y una vida civilizada y pacífica de los venezolanos que nos aleje de la violencia”.

El exministro de Finanzas, que participa en el Consejo Nacional de Economía en calidad de invitado, analiza el escenario nacional y espera que se tomen las medidas que requiere el país en el corto y mediano plazo.

“En el terreno económico yo diría que en el Consejo Nacional de Economía, en las dos últimas sesiones, ha habido un debate, una discusión o una reflexión sobre la necesidad de que tomemos medidas de fondo para lograr la estabilidad económica vista en dos grandes direcciones o aspectos vitales”.

Al respecto, señala que uno de ellos es “recuperar la senda del crecimiento: hay tres años de recesión económica y la amenaza de un cuarto año”.

Cree conveniente, por tanto, trabajar en  todo lo que se pueda hacer “para producir una política anticíclica que levante la producción y que por tanto bordee los temas de cómo crecer, relativo a la inversión, el consumo, las importaciones, papel del sector privado y papel del Estado”.

En un segundo lugar, ubica la necesidad de  contener la inflación, “que está sin ningún lugar a duda,  desbocada y a niveles que ha hecho perder capacidad de compra al gasto público, por tanto el impacto es menor para impulsar el desarrollo y el crecimiento desde el Estado y desde el punto de vista humano, también ha hecho perder capacidad de compra al salario de los trabajadores asalariados de Venezuela”.

Explicó el economista que en las últimas dos sesiones se ha acordado  constituir “un  comité coordinado por el vicepresidente del Asuntos Econonómicos del Gabinete, el ingeniero Carlos Faría; una representación de tres, cuatro representantes del agro, de la agroindustria y de la industria, del sector servicios, y algunos economistas que estamos allí y que nos han invitado a participar. Esperemos que ese comité pueda cumplir sus objetivos que es la de elevar unas sugerencias al Presidente de la República en relación con la estabilidad económica”.

Al ser consultado sobre las perspectivas para el 2017 si no se aplican las medidas necesarias, sostiene que son ineludibles: “Estamos obligados a recuperar la senda del crecimiento, contener inflación y evitar indicadores mayores de desempleo y pobreza, a tomar un cuerpo de decisiones en el campo fiscal, monetario y cambiario, y del sector externo”.

Y de inmediato advierte que “esa es una responsabilidad del Ejecutivo nacional, Yo tengo la convicción de que hay que tomarlas, particularmente en el tema de la distorsión de precios que tenemos en la economía”.

Explica que en hay cuatro precios en la economía nacional en este momento: “Los precios de los bienes, del sistema cambiario, de la moneda; los precios del dinero, que se mide por la tasa de interés y por último, el costo de los salarios. Esa distorsión nos ha generado su alineamiento, mucha inflación”.

Citando al economista estadounidense John Kenneth Galbraith, afirma que los economistas “no somos brujos ni adivinadores”, por lo que solo pueden dar buenos diagnósticos y proponer políticas.

“El diagnóstico  es que la estanflación que vivimos hay que anteponerle una política económica anticíclica urgente, en el marco de la emergencia económica que dictó el Presidente de la República y que requiere la participación no solo del Estado, también del sector privado y de arreglos jurídicos que nos permitan una presencia  mayor del flujo de inversión extranjera en el sector petróleo y en el sector industrial básico”, recomienda.

A manera de resumen, reitera que estas observaciones las han hecho en el Consejo de Economía.

“Esperemos que se cumplan, para que tengamos un 2017 mejor que el 2016. Si no se toman, no quisiera avizorar un año de mayores complejidades”.

ELABRELATA

Fuente: www.elabrelata.com